Columna de José Vidal

Entrevista a la escritora Pepa Marrero

“Todo lo que desconocía de mi “

Pepa Marrero 

Escribir es una especie de necesidad. O, tal vez, una función más del organismo… no sé, como los latidos del corazón, que suceden sin que yo tenga nada que ver en ello. Cuando camino, voy escribiendo mentalmente. Luego se me olvida, pero mientras voy procesando en la cabeza lo que voy recibiendo por la vista, el olfato, la piel, el oído y la piel de las emociones, es un disfrute difícil de explicar. Y es que, a veces, las palabras no alcanzan cuando lo que hay que decir desborda el alma, como bien expresó Cortázar.

La literatura es descubrimiento personal. Es conocer e interactuar con muchísimos personajes que infuyen en mi visión de la vida, que me permiten, en algunos casos, relativizar mis situaciones. Muy a menudo me da la posibilidad de vivir experiencias que no me atrevo a vivir en la realidad y, de vez en cuando, alguna vivencia que, aun queriendo, no puedo atravesar porque no se dan las circunstancias necesarias. Sobre todo, la literatura, en cualquiera de sus formatos, me ubica en relación al mundo, me aporta la empatía necesaria para comprender tantas cosas. Me permite asombrarme y eso es maravilloso.

Realizamos esta entrevista en colaboración con la Asociación por la Igualdad Benchara dentro del proyecto “Benchara Escritoras” , La Asociación de escritores y escritoras “Palabra y Verso” y el medio de comunicación Gáldar digital hoy.

Entrevistador : José Vidal Bolaños Betancort

Nombre: Pepa Marrero

Edad:59

¿ De donde eres?: Nací en Arucas y aquí he vivido casi toda mi vida.

Profesión : Técnica Administrativa. En la actualidad desempleada.

¿En qué momento decidió que quería escribir?

Escribo desde que era pequeña. En el colegio me proponían cada año participar en un  concurso de redacciòn que se celebraba en Arucas. Por cada colegio se presentaban dos alumnos elegidos previamente por los profesores del centro y siempre tuve la suerte de participar. Cierto es que tuve una maestra en los primeros cursos de primaria a la que le debo mucho en cuanto a escritura y lectura. Era una mujer con muy mal carácter, pero se ocupó bastante de que sus alumnos aprendieran a leer comprendiendo y a escribir de forma que cualquier persona pudiera entender lo expresado. Ya fueran pensamientos, sentimientos, descripciones o  imaginaciones. Insistía en que el mensaje fuera siempre claro, ordenado, sin repeticiones y, de alguna manera, que fuera entendible y despertara la curiosidad del lector que, para bien y para mal, era ella. Ahora bien, si lo que quiere saber es cuándo decidí aprender a escribir con la idea de poder compartir lo que escribo, le diré que eso fue más tarde. Por el año 2005 asistí al primer taller de escritura creativa impartido por el escritor José Luis Correa. A partir de ese momento tuve la suerte de participar en muchos otros, teniendo como maestros a Marisol Llano Azcárate, Aléxis Ravelo, Santiago Gil, María Jesús Alvarado, Ángeles Jurado, María Teresa Iturriaga y es posible que se me quede alguno sin nombrar.

¿Cómo recuerda sus inicios en la Literatura?, ¿fueron difíciles?

La lectura siempre ha sido una de mis pasiones. Tal vez por eso soy integrante del club de lectura de la Biblioteca de Arucas desde hace bastantes años. También he participado en el club de lectura de Ámbito Cultural y en el de Benito Pérez Galdós. Teniendo en cuenta que la literatura abarca la expresión verbal, tanto escrita como oral, he sentido curiosidad por algunos de los géneros pertenecientes a ella. Así pues, estuve asistiendo a clases de teatro con el profesor y director Rafael Rodríguez, muy pocas, pero las justas para descubrir que soy mucho mejor espectadora que actriz. También tuve el placer de pertenecer al grupo de narradores orales Labrantes De La Palaba, pero siempre tiendo al folio en blanco porque es muchísimo mejor que quedarse en blanco delante de un público que tiene todos los sentidos puestos en una. Lo que quiero decir es que la literatura siempre ha estado presente en mi vida. Mi madre es narradora también. Y lo es desde que yo era muy pequeña, aunque por esa época su público era muy reducido, ya que sólo me contaba cuentos a mí. En la actualidad es integrante de Labrantes De La Palabra. Creo que mis inicios fueron esos cuentos que mi madre me contó y los que luego escuchaba en la radio por las mañanas, antes de ir al colegio, mientras desayunaba. Es posible que también influyeran las novelas de Corín Tellado. Es posible, incluso, que algo tuviera que ver mi padre porque hubo un tiempo en que me aficioné a la lectura de sus novelas del oeste. Por cierto, no supe que Silver Kane era un seudónimo hasta que lo dijo alguien en un taller de creación literaria.

Fue difícil. Sí, lo fue porque, a pesar de la ilusión que me hacía poner en un libro alguno de mis textos, también sentía pudor, inseguridad… miedos, en general. Publicar no deja de ser una forma de exhibirse o desnudarse, hacer público algo que, en el caso de la literatura, por mucho que todo lo que está escrito ya es ficción, siempre estará impregnado por las  emociones, sentimientos y pensamientos de quien escribe. Pero también tengo que decir que en cuanto di el paso, sentí una inmensa liberación. Fue como un deber cumplido, algo en lo que ya no tengo que pensar porque, desde el momento de la presentación, el libro es propiedad de los lectores.

Anteriormente había publicado en obras colectivas, como Rescatando la Memoria, en las que hay textos de mi autoría en tres de sus ediciones. También hay textos míos en el libro ‘Ámbitos de microficción’, producto de uno de los talleres impartidos por Santiago Gil. Tengo algunos microrrelatos en el libro ‘Cien palabras solidarias’ de la editorial NACE. Participo con algunos textos en la antología ‘Tránsito’, que es el resumen de las segundas Jornadas Literias en la Ermita, editada por TEPEMARQUIA. Y, recientemente, he tenido el placer y el honor de participar, junto a mis compañeros de letras, en la Antología de Palabra y Verso. También he tenido la suerte y el honor de participar en la Primera Antología Internacional de Poesías y Ficciones Hispanoamericanas con rescate de lenguas madres. Y, precisamente hoy, tres de agosto, presenta La Casa-Museo Antonio Padrón el libro ‘+ de 100 escritos a Padrón. Especial centenario’, en el que también tengo la suerte de participar junto a un estupendo elenco de escritores.

¿Qué le aporta la escritura? ¿Y la literatura? ¿Piensa que vale todo en la literatura?

Escribir es una especie de necesidad. O, tal vez, una función más del organismo… no sé, como los latidos del corazón, que suceden sin que yo tenga nada que ver en ello. Cuando camino, voy escribiendo mentalmente. Luego se me olvida, pero mientras voy procesando en la cabeza lo que voy recibiendo por la vista, el olfato, la piel, el oído y la piel de las emociones, es un disfrute difícil de explicar. Y es que, a veces, las palabras no alcanzan cuando lo que hay que decir desborda el alma, como bien expresó Cortázar.

La literatura es descubrimiento personal. Es conocer e interactuar con muchísimos personajes que infuyen en mi visión de la vida, que me permiten, en algunos casos, relativizar mis situaciones. Muy a menudo me da la posibilidad de vivir experiencias que no me atrevo a vivir en la realidad y, de vez en cuando, alguna vivencia que, aun queriendo, no puedo atravesar porque no se dan las circunstancias necesarias. Sobre todo, la literatura, en cualquiera de sus formatos, me ubica en relación al mundo, me aporta la empatía necesaria para comprender tantas cosas. Me permite asombrarme y eso es maravilloso.

¿Vale todo en la literatura? Soy una aprendiz en este ámbito, así que considero que no estoy en posesión de los conocimientos necesarios para tener un buen criterio. Lo que sí puedo decir es que leer es muy necesario para escribir, a menos que tengas la suerte de tener una vida repleta de historias buenísimas o una capacidad creativa importante. En todo caso, alguien dijo que una historia buenísima mal contada, es una historia malísima, y eso creo.

¿Cual es tu escritor/a favorito?

Raymond Carver es para mí un referente importante. Los primeros relatos que me impresionaron fueron los que este hombre escribió. Admiro esa capacidad para describir sicológicamente a sus personajes con cuatro trazos. Me fascina la habilidad que tiene para plasmar historias profundas con sencillez y utilizando situaciones cotidianas. ‘De qué hablamos cuando hablamos de amor’ fue lo primero que leí de este autor y el cuento que más me impactó fue ¿por qué no bailáis?. Y ahora, al hablar de este libro, estoy sintiendo ganas de volver a leerlo porque hace unos cuantos años que no paso por esos cuentos.

Otra persona que, desde mi punto de vista, escribe, o mejor dicho, escribió cuentos con una destreza increíble es Lucia Berlin que, por cierto, también tiene la habilidad para contar sin contar. Quiero decir que una de las características de sus narraciones es la insinuación. Estas son algunas de mis preferencias, pero procuro curiosear por diferentes géneros y autores. El relato es el género que más me gusta. Los microrrelatos y los aforismos son los terrenos en los que más cómoda me siento a la hora de escribir.

¿Qué haces para mantener en forma la mente?

Nada en particular. Me gusta caminar por la mañana temprano, a ser posible por la orilla de la playa, pero como me queda lejos, lo hago por los alrededores de mi barrio y, de vez en cuando, mato el gusanillo yendo a Las Canteras. Me encanta jugar, así que cuando mis sobrinas vienen a casa aprovecho para dejarlo todo y dedicarme exclusivamente a participar en todas sus propuestas. Disfruto del cuidado de mis plantas. Hacer ganchillo es una terapia. Supongo que mi vida es bastante normal. Lo que sí te puedo decir es que todo lo que hago, hasta la tarea más insignificante, lo hago disfrutando. No tengo la capacidad de estar en varias cosas al mismo tiempo. Me gusta estar en cada momento en lo que estoy.

¿Hasta donde se propone usted llegar en esto de la Literatura?

Pues a mí me gusta vivir el momento. Voy disfrutando tranquilamente del día a día y no soy de hacer planes a largo plazo… ni siquiera a medio. Me gusta participar con mis compañeros de letras en los eventos literarios, las reuniones, aunque ahora lo mejor es seguir teniendo paciencia hasta que podamos volver a vernos con tranquilidad y seguridad.

¿Qué es necesario para que una novela interese a los lectores?

Supongo que cada lector tiene sus preferencias. Te puedo decir, como lectora, que me inclino por la novela negra o social. Pero disfruto de cualquier historia siempre que no sea muy descriptiva, que tenga un buen ritmo narrativo y que, me cuente lo que me cuente, me agarre por el brazo y me lleve, sin soltarme, hasta el final. Digo como lectora porque la idea de escribir una novela no ha pasado por mi mente de momento. También es importante para mí que las páginas de relleno, si las hubiera,  sean agradables, que no resulten una cuesta empinada que deseas saltarte. Que, aunque sean prescindibles, no resulten un tostón y se pueda pasear por ellas disfrutando.

¿A qué se dedica cuando no escribe?

Bueno… ya he confesado que soy una desempleada de larga duración, como tantas otras personas que en algún momento nos hicimos mayores para trabajar y jóvenes para jubilarnos, así que dedico bastante tiempo a mi madre porque cada vez me necesita más. Disfruto mucho de la familia. Ahora, en estos meses de verano, voy bastante a la playa. Pero, generalmente, participo en el club de lectura, voy alguna vez al teatro, menos de lo que me gustaría. Asisto a algún concierto que otro y poco más. Asisto a muchos de los eventos que se desarrollan en la biblioteca de Arucas que, como sabemos, está muy bien dinamizada y ofrece una gran variedad de espacios culturales interesantes.

¿Hay algo que no te guste de ser escritora?

Creo que cuando se escribe por placer, como es mi caso, todo es bonito. Es maravilloso que inviten a una a participar en un evento, a una reunión de amigos que comparten la misma pasión por las letras. Es un placer enorme que cuenten con una para un proyecto literario cualquiera como, por ejemplo, una antología. Y, por supuesto, se siente una gratamente sorprendida cuando recibe una entrevista como esta.

¿Cuál es su método de escritura? ¿Anota lo que se le ocurre?

A veces todo sucede mientras voy andando y cuando llego a casa trato de volcarlo en el papel, aunque mucho se pierde por el camino. Cuando esto pasa, toca jugar a encontrar palabras y mezclarlas. La idea, por lo general, se queda en la memoria y a partir de ahí empieza el juego. Colocar ideas, frases, palabras, darles forma, corregir, leer, quitar palabras, volver a leer, sustituir una frase, corregir, volver a leer y así hasta que una decida darlo por bueno porque casi siempre una tiene la sensación de que falta algo. Distinto es cuando te piden algo concreto, sobre una temática determinada y con unas características a las que ceñirse. En este caso se divaga menos porque cuando se parte de una idea propia, una puede empezar un poema y terminar con un microrrelato o a la inversa.

¿Cual de todas tus cualidades crees que ha sido esencial para triunfar como escritora?

Triunfar como escritora ¡ya quisiera yo, jajaja, pero sí que es un triunfo haber sido capaz de publicar porque, como dije anteriormente, fue muy difícil romper el silencio en el que tan cómoda estaba.

Si pudiese ser un libro, ¿cuál sería?

El principito.

¿Cómo ve el futuro de la Literatura a nivel de su país y a nivel mundial?, ¿cree que los autores están obligados en cierto modo a cumplir las características de un bestseller para ver su obra publicada y con posibilidades de llegar a un número importante de lectores?

Afortunadamente, creo que estamos viviendo un buen momento. Ahora, más que nunca, contamos con muchas herramientas para darnos a conocer. Las redes sociales abren muchas puertas y nos conecta con el resto del mundo. Es bueno porque nos alimentamos unos de otros, nos asociamos, nos apoyamos. Es cierto que, al ser un espacio tan amplio, hay que ser algo selectivo porque la vida no alcanza ni para leer esos textos que nos dejaron los grandes autores de la literatura universal y que están esperando a que encontremos ese tesoro llamado tiempo.

En tu carrera como escritora, ¿cual ha sido tu mejor experiencia?

Sin duda alguna, el día de la presentación de mi primer libro y único, por el momento, ‘Silencios en pausa’.

¿Qué es un escritor/a?, ¿tiene para usted esta profesión ese aire idealizado del que a muchos les gusta dotarle o lo ve como un trabajo más?

Una persona que escribe.

Para mí una persona que pinta se merece toda mi admiración porque yo no sé pintar. Una persona que canta es digna de admiración porque ya me gustaría saber cantar. Digo esto porque idealizar me suena a poner en un pedestal y a otorgar una imagen de perfección y eso no es real. Nadie es perfecto, pero sí creo que todos podemos llegar a hacer algo muy bien.

¿En qué proyecto se encuentra sumergida en estos momentos?

Por ahora estoy disfrutando de las alegrías que me está dejando ‘Silencios en pausa’. El día 15  de este mes lo presenté en Fuerteventura y estoy saboreando el momento.

¿Se escribe por placer o también por dinero y reconocimiento?

Supongo que cada escritor tiene sus propias razones. En mi caso es por placer y porque es de las pocas cosas que sé hacer más o menos bien. Como dije antes, no sé cantar, no sé pintar, hablar en público me pone nerviosa y escribir es lo mejor que se me da, pues será por eso que escribo.

¿Dominas los recursos de estilo, las figuras literarias o escribes con estilo propio y sigues experimentando y aprendiendo? Cada  escritor tiene su propia voz, una especie de marca propia que hace que sus escritos sean reconocibles. Las figuras literarias son muy útiles para dar color, profundidad, vistosidad, para dar relieve a los textos y, en particular, en la poesía, desde mi punto de vista, son imprescindibles. En cuanto al aprendizaje es contínuo, efectivamente. Siempre hay cosas por descubrir y creo que experimentar es también una forma de aprendizaje. Y leer, sobre todo, leer.

¿Regala libros en alguna ocasión?

Sí, de hecho es el regalo que más me gusta hacer.

¿Cuántos años llevas como escritora? ¿A qué edad comenzaste?

Si se es escritora por el simple hecho de escribir, lo soy desde muy pequeña, jajaja, pero si ese título se recibe cuando una publica, soy una escritora recién nacida.

¿Cómo le ha cambiado el mundo de la tecnología y el e-Book?

En cuanto a la escritura supone un cambio abismal. Ahora se corrige con mucha facilidad, se suprime, se corta, se pega… vamos, una maravilla. Sin embargo, a la hora de leer soy más tradicional. Si bien es cierto que tengo el e-Book, lo uso bastante poco. Reconozco que es una comodidad tener una cantidad de libros en un mínimo espacio y que no se llenan de polvo, pero aún siento apego al libro de papel porque es un placer subrayar, hacer anotaciones y utilizar los marcadores tan originales que pueda una tener.

¿Sentías que habías nacido con vocación literaria?

Lo que siempre he sentido es placer escribiendo, admiración por las personas que escriben muy bien y que son capaces de emocionarme y de dejarme pensando y dando vueltas con una lectura.

¿Qué es lo más gratificante de ser escritor/a?

En mi caso, el simple hecho de escribir y participar en eventos compartiendo textos.

¿Y lo más frustrante?

Supongo que me frustraría si deseara escribir una novela, pero no es el caso. Me gusta escribir microrrelatos, aforismos y poemas.

¿Un/a autor/a actual que le guste? ¿Por qué?

Me gustan muchos autores. Rosa Montero, por ejemplo. Admiro la habilidad que tiene para crear una obra que sin llegar a ser novela, ni ensayo, ni artículo o siendo todo al mismo tiempo, esté tan bien organizada, tan bien documentada que me resultó una obra maestra. Estoy hablando de ‘La ridícula idea de no volver a verte’. Esa facilidad con que salta de un tiempo a otro, de una historia a otra y logrando que el lector le siga sin problema alguno, me maravilla. Me gustan muchos autores, repito. Por ejemplo, Alexis Ravelo es de los mejores escritores de novela social que conozco, desde mi punto de vista. En cuanto a poesía, Tina Suárez Rojas, sin duda alguna. Sin darme cuenta he pensado en escritores de aquí, de la tierra. Pero también es una delicia perderse entre las páginas de cualquier libro de Espido Freire. Además he tenido la suerte de poder estar dos veces muy cerca de ella y es un placer enorme escucharla hablar. Maneja tanta información que ella misma es un libro, un gran libro, una enciclopedia. También siento admiración por Irene Vallejo.

¿Y uno que no le guste? ¿Por qué?

Cuéntanos tu último trabajo como escritora

Trabajos colectivos: las dos antologías que mencioné anteriormente. Trabajo en solitario, ‘Silencios en pausa’,  mi primer libro.

Esta es la sinopsis:

Es una obra miscelánea que consta de tres partes: un poemario, una colección de relatos y una última parte que recoge aforismos. Es también una colección de silencios guardados durante muchísimos años. En el libro se encuentran silencios de la infancia, de la juventud y silencios recientes. En los textos se respira el sentido del humor y, en algunos casos, la ironía con la que trato temas importantes y es porque creo que todo es aprovechable. De hecho, este trabajo es también una muestra de que los sentimientos y las emociones se pueden transformar en arte.

¿Cual es tu gran sueño?

Mi gran sueño es que nunca me falten sueños y que la capacidad de disfrute no me abandone nunca.

¿Qué libros han cambiado tu vida?

Cada lectura mueve cosas por dentro. Creo que todos y cada uno de los libros dejan una impronta en alguna parte de nuestro ser que, aunque a veces no recordemos títulos o nombres de autores, sí que somos conscientes de la transformación que vamos sufriendo con las lecturas que consumimos.

¿Debe el escritor/a construir una Literatura capaz de llegar a todo el mundo o limitarse a escribir para aquellos que considera capaces de entenderla?

Creo que es sano escribir lo que una siente que quiere escribir, independientemente de quien vaya a leerlo. En eso consiste, para mí, el placer de escribir.

El regreso, la nostalgia, el sufrimiento causado por el deseo incumplido de regresar. ¿Tienes la obsesión del regreso a tenor de los nuevos cambios?

Por una parte está la capacidad de adaptación que tenemos los seres humanos que hace que nos acomodemos a casi todo, incluso a lo que no nos viene bien. No entiendo bien la pregunta, pero si hace referencia al regreso de tiempos pasados, creo que hemos dejado atrás cosas buenas y cosas malas. Y, tal vez, debimos haber sido un poco más listos a la hora de avanzar. Digo esto porque no creo que sea necesario renunciar a lo tradicional para progresar. Se puede avanzar conservando lo que nos ha sido favorable. Avance no es sinónimo de destrucción, sino más bien lo contrario. Creo que no tengo ninguna obsesión, pero sí la ilusión de un mundo amable, en el que el respeto sea el aire que respiremos.

¿Hay algún género más eficaz para transcribir la realidad que nos rodea?

Hay autores de novela social que lo hacen perfectamente. Otros que lo logran desde el artículo periodístico o desde la columna. También existe la poesía social… hasta la novela gráfica… pues, pensando en esta respuesta, me doy  de que cualquier género puede ser válido para expresar la percepción que una tiene de la realidad que nos rodea.

¿Cree usted que el escritor/a tiene alguna responsabilidad con respecto a la sociedad o es sólo alguien que cuenta historias para entretener?

Creo que el arte es un buen recurso para denunciar injusticias, pero también lo es para hacer disfrutar y entretener. Entretener y hacer disfrutar a los demás no deja de ser un bien social y más en estos tiempos. A veces se habla y se escribe sobre la belleza, el amor, la felicidad y todo lo hermoso de la vida simplemente para hacer peso en el otro lado de la balanza. Me parece que es absolutamente necesario, ahora más que nunca, darnos algún banquete de ilusión, de alegría, de esperanza, de belleza.

¿Escribe para usted misma o lo hace “pensando” en los demás?

Escribo lo que me nace y necesito comunicar y, por supuesto, pienso que a alguien le puede llegar, pero no es el objetivo principal. Ya comentaba anteriormente que es muy placentero escribir lo que brota de las entrañas o de los intersticios de los pensamientos, es una especie de depuración, como un ritual de sanación.

¿Qué objetivo persiguen sus libros?

Como la gran mayoría de los libros, entretener y también intento hacer partícipe al lector porque me gusta hacer guiños a autores, textos, obras musicales. Trato de hacer lo que hacen los autores a los que admiro. Me gusta hacer que el lector se implique, invente un final para el texto que lee. A veces me dicen que han leído un relato dos veces y es como si hubieran leído dos historias distintas. Es lo que me gusta del microrrelato. Da mucho juego y escribir es jugar con las palabras.

¿Cómo te defines a ti misma?

Depende del día, soy géminis jajaja. Bueno, aparte de la broma, sólo tengo claro que soy lenta y que disfruto hasta del aire que respiro. Quiero decir que me gusta disfrutar y sentir sin prisa, sin pausa. Me encanta coleccionar ameneceres y atardeceres… cosas bellas, en general. Tengo algunas fotos, pero por dentro estoy repleta de ellos.

¿Qué es lo primero que piensas cuando te levantas?

Pienso que soy una suertuda por despertar un día más.

Su mejor momento del día es…

Estoy contenta con todos los momentos… de momento.

En su tiempo libre prefiere…

Depende, a veces me da por hacer ganchillo, otras veces me da por la jardinería. Pinto mi casa cuando es necesario. Tengo facilidad para estar entretenida. En el libro digo que me identifico con una frase de Ana María Matute que dice «Nunca me he aburrido. En esta vida lo he podido pasar muy mal… y también lo he pasado muy bien, ¡Uf! Pero aburrirme, jamás».

¿Y qué significa para ti descansar?

Dormir.

¿Cuál es el mejor consejo que te han dado?

Procura ser cada día mejor persona.

¿Tiene algún libro de cabecera?

Me gusta pasar de vez en cuando por los nueve cuentos.

Lo que más le gusta de su tierra natal es…

La variedad paisajística que es fantástica para la creatividad. Puedes crear historias en una playa, en un pinar, en medio de un desierto, en las dunas y hasta en medio de la nieve cuando toca. Y, por supuesto, la gente y nuestra manera de hablar.

Un lugar en España para descansar, relajarse.

Fuerteventura.

Un lugar en España para divertirse, para salir de marcha

Cualquier lugar en donde pueda reunirme con amigos está bien.

Por cierto, ¿cómo se divierte usted?

En un asadero, conversando, comiendo, si hay guitarras y canturreo, mejor. Compartiendo

Sus lugares preferidos en España son…

Conozco pocos lugares de España, pero soy de las que opina que cada lugar tiene su encanto.

Si tuviera que promocionar España , ¿qué dirías? Para ti España significa…

Mi tierra. No podría hacer promoción de lo que no conozco. Por eso diría que tengo la suerte de vivir en el mejor rincón del mundo, Canarias.

Para usted la vida es…

Un presente… continuo.

Usted no podría vivir sin…

Una habitación propia.

¿Qué tipo de consejos te suelen pedir?

Más que consejo me han preguntado qué pasos di para publicar.

¿Qué consejo le darías a alguien que está empezando su carrera como 

escritor/a ?

No soy de dar consejos, pero siempre animo a hacer talleres de escritura, a seguir aprendiendo y a integrarse en alguna asociación de escritores.

¿Si nuestros lectores quisieran ponerse en contacto contigo que tendrían que hacer?

En facebook estoy como Pepa Marrero.

¿Como te gustaría que se titulase tu reportaje?

Todo lo que desconocía de mi  / o  / Frente al espejo

Muchas gracias por prestarme tu tiempo ¿Te gustaría decir algo más que durante la entrevista no te he preguntado?

Muchas gracias a usted por este regalo. He pasado un rato muy agradable y entretenido.

Batería de preguntas rápidas.

Una frase:creer que hemos llegado, ese es el error.

Una canción: gracias a la vida

Un olor: tierra mojada

Un color: verde

Comida preferida: arroz a la cubana

Una película: Desayuno con diamantes

Una virtud: sensatez

Lo que detesta:la adulación y la demagogia

El futuro es…algo a lo lejos

SOBRE JOSÉ VIDAL

José Vidal , redactor en diferentes magazines, presentador del programa Hablando Abiertamente de Nortevision, presentador del programa de radio Coffee Time en Radio Gáldar, escritor colaborador en mas de 21 libros, formador y creador de contenidos de la Asociación por la Igualdad Benchara, en general un apasionado de los medios de comunicación en todas sus vertientes. 

Please follow and like us:

What's your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0

You may also like

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.